El informe Finch y el acceso abierto en el Reino Unido

El Reino Unido es líder mundial en cuanto a políticas de acceso abierto. No obstante, un informe financiado por su gobierno, conocido como el Informe Finch, podría llegar a modificar ese liderazgo, puesto que propone una apuesta fuerte a la vía dorada en detrimento de la vía verde, que hasta ahora ha producido resultados más que positivos, no sólo en el Reino Unido sino también en el resto del mundo. A continuación ofrecemos la traducción de un artículo que discute las evidencias presentadas por el Informe Finch a favor de la vía dorada y realiza propuestas para ajustar la maquinaria de la vía verde de modo de optimizar los resultados.

Esta traducción ha sido realizada por personal de SEDICI.

 

Políticas actuales de acceso abierto en el UK

El Informe del Comité de Ciencia y Tecnología de 2004, ¿Libre para todos?, identificó la falta de acceso a los hallazgos de investigación publicados y los problemas en el mercado de las publicaciones académicas como asuntos que necesitan ser atendidos. La recomendación clave era el autoarchivo obligatorio para los autores, es decir, pedirles que depositen sus trabajos de investigación en el repositorio de sus universidades poco después de su publicación: “Recomendamos que los Concejos de Investigación y otros financiadores gubernamentales dispongan por mandato que sus investigadores depositen una copia de todos sus artículos en su repositorio institucional dentro del mes posterior a su publicación o en un lapso de tiempo razonable a acordar después de la publicación, como condición de la subvención para la investigación.”

¿Libre para todos? recomendó que los financiadores adoptasen el mandato de la vía verde, poniendo a disponibilidad los artículos por esa vía (en adelante, “vía verde”) poco tiempo después de publicados. El comité no recomendó el modo en que el mandato de depósito del autor debía ser ejecutado y monitoreado. Como resultado de ambos mandatos divergentes y de un monitoreo débil, el autoarchivo en el Reino Unido ha alcanzado a la fecha índices de cumplimiento variables.

A pesar de esto, la vía verde continuó creciendo. En lo que va de la década desde que ¿Libre para todos? fue publicado, el Reino Unido se ha convertido en uno de los líderes mundiales del acceso abierto. La proporción sobre el total anual de investigaciones publicadas en abierto allí durante 2012 era de alrededor del 40%, en contraste con una media del 20% a nivel mundial. Hay 58 financiadores de políticas de acceso abierto en el Reino Unido, todos ellos con foco principal en la vía verde, y el mayor número de mandatos de vía verde en el mundo consta de 24 mandatos institucionales sumados a otros 15 mandatos de financiadores. Los últimos datos del Grupo de Implementación del Acceso Abierto en el Reino Unido muestran que el 35% del total de publicaciones de investigaciones inglesas están disponibles en abierto por la vía verde, a través de una red de más 200 repositorios institucionales y disciplinares activos. En los últimos años, el gobierno ha invertido más de 150 millones de libras en esos repositorios. Por contraste, al día de hoy, sólo el 5% del total de publicaciones de investigaciones del Reino Unido es publicado por la vía dorada.

El reporte Finch no incluye ninguna referencia a las políticas existentes de acceso abierto de inversores e instituciones en el Reino Unido, ni de su éxito relativo. Además, el grupo de trabajo Finch no encargó ninguna investigación dentro del mercado de la comunicación académica, sino que se basó en algunas investigaciones existentes en el área. Research Libraries UK, un miembro del grupo de trabajo Finch, dijo: “A pesar de lo blandas que son estas políticas vemos que aproximadamente el 40% de los artículos del Reino Unido están disponibles en abierto. Esto es el doble de la media de 20% mundial.” Basándose en la figura de “media mundial”, el Grupo Finch llegó a la conclusión de que la vía verde del acceso abierto no tenía éxito y se enfocó en la vía dorada.

Las conclusiones y recomendaciones del Informe Finch fueron, por lo tanto, hechas sin afirmaciones detalladas y actualizadas de las políticas existentes de acceso abierto en el Reino Unido y el resto del mundo ni de sus índices de éxito. A pesar de que la vía verde actualmente proporciona siete octavos del 40% de las publicaciones de investigaciones que están en abierto, el rol de los repositorios fue inequívocamente degradado por el Informe Finch: “Ni las políticas de la vía verde de los inversores ni las de las universidades mismas han tenido un efecto considerable para asegurar que los investigadores hagan accesibles sus publicaciones en repositorios institucionales… la infraestructura de repositorios institucionales y temáticos debería desarrollarse para jugar un valor complementario de las publicaciones formales, particularmente para brindar acceso a las informaciones para la investigación y a la literatura gris, y también en la preservación digital.”

Estamos sorprendidos por esta recomendación y por su aceptación de parte del gobierno, especialmente, dada su considerable inversión en repositorios durante los últimos años. El gobierno ha dado su “aceptación completa de la cuestión de la Vía Verde del Acceso Abierto como parte de una economía mixta”. La evidencia que recibimos sugiere que el problema con esta cuestión aceptada por el gobierno se funda en la evaluación incompleta de la vía verde por parte del Informe Finch, el cual no consideró todas las evidencias disponibles. Nosotros recibimos evidencias de una gran editorial del acceso abierto que aseguró: “Los repositorios juegan un papel crucial para potenciar el acceso […] Ellos brindan una invaluable señal en el mercado: que “publicar”, en el sentido de “hacer público”, puede hacerse a muy bajo costo, forzando a los editores de Acceso Abierto a demostrar cuál es nuestro valor agregado.”

El mecanismo principal por el que el Reino Unido alcanzó su lugar de líder mundial (la vía verde) ha recibido una consideración inadecuada en la formación de políticas del gobierno y del RCUK. Negar los repositorios y asignarles un rol relativamente menor en las políticas del acceso abierto es ver cómo la infraestructura de los repositorios, que ha sido establecida a través de continuas inversiones públicas, cae por la falta de inversión y control.

Estamos decepcionados por la conclusión del gobierno de que “el desarrollo de la infraestructura de los repositorios será primariamente un asunto de las mismas instituciones”, sobre todo porque el gobierno ha gastado 225 millones de libras en repositorios en los últimos años. Recomendamos que el gobierno tome un rol activo en el trabajo con la Junta del Comité de Sistemas de Información y el Grupo de Implementación del Acceso Abierto en el Reino Unido para promover la estandarización y la conformidad de los repositorios institucionales y temáticos.

Fortalecer los mandatos de depósito para incrementar el acceso abierto

Para combatir los bajos o variables índices de depósito con los mandatos de la vía verde, varios inversores e instituciones a nivel internacional simplemente han fortalecido esos mandatos, con la adopción más exitosa de un mandato de depósito inmediato que está conectado a los informes de performance de investigación y las mediciones de investigación. La evidencia que recibimos muestra que los autores son más proclives a archivar sus trabajos de investigación si se los obliga a ello como condición de un acuerdo de financiamiento y si el depósito está vinculado a una evaluación de performance institucional, la aplicación de becas de investigación y las mediciones de investigación. Donde se imponen embargos sobre un depósito, los repositorios institucionales tienen una opción de pedido de e-print que le permite al usuario que busca acceso a la investigación pedir una copia electrónica al autor, quien puede elegir si conceder el acceso o no. La Coalición de Recursos Académicos para la Publicación Científica (Europa) dio un ejemplo de cómo reforzar los mandatos de depósitos para incrementar los índices de depósito, y en consecuencia el acceso: “RCUK revisó su política original de acceso abierto en 2012. La misma, implementada por los siete Consejos de Investigación en 2007, fue la más exitosa política de financiamientos en el mundo en términos de la cantidad de material en abierto que se consiguió. (No fue la política más exitosa de todas: ese honor sigue perteneciéndole a la Universidad de Lieja, en Bélgica -que recolecta el 83% de sus publicaciones anuales en su repositorio de acceso abierto- y desde que el sistema de educación superior belga está adoptando las mismas características, en cuanto a sus políticas en conjunción con el financiamiento nacional a la investigación [FNRS], se espera que Bélgica en breve se quede con el puesto de liderazgo mundial como proveedor de acceso abierto, superando al Reino Unido).

En febrero de 2013, el Alto Concejo de Financiamiento de la Educación Superior (HEFCE) -que tenía representación en el grupo de trabajo Finch- anunció su propuesta de pedir que los resultados de las investigaciones deban estar en acceso abierto para que se los pueda juzgar con posterioridad al Marco de Excelencia en la Investigación de 2014. Ya sea que se elija la vía verde o la dorada, la propuesta del HEFCE requerirá a los autores el depósito inmediato del texto revisado por pares en sus repositorios institucionales aceptando que sea publicado de modo de estar disponible para ser evaluados. Los artículos puestos en abierto con retroactividad no estarán disponibles, “porque el objetivo primario de esta propuesta es estimular el acceso abierto inmediato”.

La implementación de las propuestas del HEFCE de esta u otra forma similar daría un incentivo para que los autores la usen, y a las instituciones e inversores para que la monitoreen, a la red de repositorios que existen en el Reino Unido, a través de un mandato fuerte de depósito inmediato. Hay un modo en que las propuestas de la HEFCE exceden a la política actual del RCUK, porque se aplica a todas las evaluaciones del Marco de Excelencia en la Investigación. Pero por otro lado complementaría muy bien la política del RCUK, porque ambas, en tándem, requerirían que los resultados queden disponibles a través de la vía verde o la dorada (según decida el autor) e inmediatamente sean depositados en el repositorio institucional del autor.

Apoyamos enfáticamente la libertad de los autores de elegir entre la vía verde y la dorada del acceso abierto. Si son implementadas, las propuestas de la HEFCE asegurarían que la red existente de repositorios del UK sea usada y monitoreada efectivamente. Encomiamos al HEFCE por su considerado intento de desarrollar su política de acceso abierto y por apoyar sus propuestas para después del Marco de Excelencia en la Investigación 2014, en particular por el mandato de depósito inmediato como requisito para su evaluación.

Recomendamos enfáticamente que el HEFCE implemente sus propuestas y mantenga la fuerza del mandato propuesto de depósito inmediato en el repositorio institucional apropiado como una condición previa dentro de los requisitos del Marco de Excelencia en la Investigación.

El RCUK debería construir sobre su política original y vanguardista a nivel mundial, a través de una reinstauración y fortalecimiento del mandato de depósito inmediato original (en la línea de las propuestas del HEFCE) y mejorar el monitoreo y el cumplimiento del mandato de depósito.

Acceso Abierto a nivel mundial

Ha habido un animado debate sobre si la preferencia del gobierno por la vía dorada implica que el Reino Unido se transforme en un líder mundial, con la “ventaja del que mueve primero”, o si significa correr un riesgo innecesario. En la evidencia que tenemos, el gobierno afirmó que “el miedo de que el Reino Unido esté actuando en soledad es infundado”, y dio una lista de 11 ejemplos de políticas de acceso abierto por la vía dorada de todo el mundo. Sin embargo, ni uno solo de ellos era una política de adopción unilateral de la vía dorada solventada por pagos de autor. De hecho, gran parte de los ejemplos que dio el gobierno favorecían la vía verde a través de mandatos de depósito inmediato, o daban a los autores completa libertad para elegir entre la vía verde o la dorada. De igual manera, el RCUK nos brindó una lista de las políticas de financiamiento europeas, que muestran si se puede permitir la vía verde o la dorada, pero no muestran las preferencias de los financiadores. Sólo uno de los financiadores de la lista del RCUK tiene una preferencia expresa por la vía dorada. Ninguna de las políticas financian los pagos de autor con sus presupuestos.

A pesar del reclamo del gobierno de que su política de acceso abierto y su preferencia por la vía dorada va en concordancia con las tendencias mundiales, hemos recibido fuertes evidencias de que la vía verde es la que domina a nivel internacional; las últimas informaciones muestran que por la vía verde se sostiene el 75% del acceso abierto en todo el mundo. El Reino Unido produce el 7% de los artículos de investigación publicados. La gran mayoría del total de resultados globales es accesible sólo por suscripciones. Entonces, aún si el Reino Unido invirtiera fuertemente en la vía dorada financiando los pagos de autor, las bibliotecas y demás deberán continuar pagando cuotas de suscripción para acceder a la mayoría de ese 93% restante de resultados mundiales de investigación. Como hemos visto, el Reino Unido produce cerca del doble de resultados de investigación en abierto que el resto del mundo, por lo cual las instituciones pueden pagar el acceso a la mayoría de las publicaciones de resultados de investigación del resto del mundo por un largo tiempo.

El riesgo de que el Reino Unido pague el doble para sostener la vía dorada financiando los pagos de autor mientras que mantiene las suscripciones en curso fue reconocido cerca de una década atrás por el House of Commons Science and Technology Comitee, cuya conclusión fue que “el Reino Unido se estaría poniendo en una desventaja financiera a nivel internacional si se pusiera en la situación solitaria de realizar un mandato para que los investigadores financiados con fondos estatales publiquen en revistas en las que pagan los aurores”. La evidencia cuantitativa que hemos visto muestra que los costos de adoptar unilateralmente la vía dorada del acceso abierto durante un período transicional (cuando los suscriptores son mantenidos) es mucho más alta que para aquellos en la vía verde, y volveremos a este asunto en el capítulo 4.

El gobierno y el RCUK deberían monitorear rigurosamente las adopciones de la vía dorada y la verde y los desarrollos en políticas mundiales de acceso abierto. Estos datos deberían usarse para informar tanto el reagrupamiento de los representantes del grupo de trabajo Finch en otoño de 2013 como el informe del RCUK sobre su política de acceso abierto en 2014.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.