Licencias CC BY: ¿qué implican para los artículos académicos?

El marco de licencias Creative Commons, impulsado por RCUK (Research Councils UK), es una estrategia popular para que el material académico pueda ser accesible públicamente al mismo tiempo que permite a los autores retener derechos sobre su trabajo. Johanna Wild y Rowan Wilson sostienen que sigue habiendo una gran confusión en la comunidad académica acerca de cómo funcionan estas licencias. El siguiente es un resumen útil sobre las diferencias entre las licencias y qué implica cada una, tanto para los lectores y usuarios como para los autores.

Nos han llegado varias preguntas al Open Access Oxford Enquiries sobre cómo se relacionan específicamente los distintos tipos de licencias Creative Commons con los artículos académicos. De modo que en este post explicaremos los derechos que la licencia CC BY garantiza al lector (id est, el licenciatario).

La política del RCUK ordena el uso de la licencia de “atribución” de Creative Commons (CC BY) cuando se cobra el Cánon por Procesamiento de Archivo (Article Processing Charge). Esta licencia permite que otros distribuyan, combinen, modifiquen y se basen en el trabajo licenciado, incluyendo propósitos comerciales, mientras se reconozca el crédito al autor original. Es la más libre de las seis licencias Creative Commons en comparación con, por ejemplo, la CC BY-ND (sin derivados ni modificaciones), y la CC BY-NC (sin usos comerciales).

Pero ¿qué significa “combinar, modificar y basarse en el trabajo licenciado” en relación con los artículos académicos? Después de todo, la práctica académica ha estado lidiando con situaciones similares durante décadas. La excepción del fair dealing que la “crítica y el análisis” produce en la ley de derecho de propiedad del Reino Unido, permite que se cite el material que se está criticando. La citación estándar permite referenciar trabajos enteros que informan al propio trabajo. Algunos académicos podrían sentir incomodidad al garantizar el derecho de que sus trabajos sean adaptados por otros.

Entonces, ¿la licencia CC BY permite realmente alguna otra ventaja adicional? La verdad es que para algunos objetivos, no las tiene. Sin embargo, permite al poseedor de los derechos de propiedad otorgar libertades para algunas acciones que el lector/licenciatario podría querer realizar. Asimismo, da al lector/licenciatario claridad sobre lo que puede hacer con el artículo sin tener que lidiar con las complejidades de las excepciones del fair dealing al derecho de propiedad.

Fair dealing = propósitos limitados

Lo permitido por el fair dealing bajo la ley de derechos de propiedad es la reutilización limitada de material con copyright para ciertos propósitos establecidos. Un ejemplo es la excepción al fair dealing de “la crítica y el análisis”. Esto es, si alguien quisiera escribir una crítica sobre algún material con copyright (siempre que no sea una fotografía), podría reproducir una parte bajo fair dealing con el fin de ilustrar aquello que se critica, y después distribuir el resultado de ese trabajo. Hay varias excepciones más dentro del fair dealing que cubren actividades como la enseñanza, el armado de exámenes y el reporte de noticias. No obstante, la conclusión, con respecto a la ley de derechos de propiedad, es que siempre hay que revisar cuidadosamente si el propósito perseguido entra en alguna de las excepciones de fair dealing. Si no, hace falta conseguir el permiso de quien tiene los derechos de propiedad para usar el material dentro del trabajo.

CC BY = propósitos ilimitados

En contraste con lo anterior, si un artículo fue publicado bajo una licencia CC BY se puede, como lector/licenciatario, incluir una figura, tabla o fotografía de ese artículo dentro del propio trabajo (por ejemplo, en un artículo o en materiales de enseñanza publicados on line) sin tener que revisar si entran en alguna de las excepciones de fair dealing u obtener permisos adicionales de quien tenga los derechos. Lo único que hay que hacer es dar crédito a la fuente original.

Pero ¿por qué elegir la más liberal de las licencias CC? ¿Por qué no optar por la CC BY-NC (sin usos comerciales) o la CC BY-ND (sin derivados ni modificaciones del trabajo original)?

Cuando se elige una licencia CC BY-NC, se podría pensar que sólo se previene el uso dentro del sector con fines de lucro. Esto no es del todo cierto: también podría impedirse el uso para el sector público y también al sector sin fines de lucro (ver Friesen 2013, p. 83). Por ejemplo, la CC BY-NC prohibe que se usen figuras o tablas de un paper o una web licenciados (incluso de un blog académico) que tenga propagandas. Como la definición de “sin fines de lucro” es ambigua, la licencia CC BY-NC puede, entonces, llevar a confusiones.

Ahora bien, ¿qué permite la CC BY y qué no permite la CC BY-ND? Al permitir trabajos derivados, como la CC BY, se abren nuevas maneras de representar artículos académicos a través de la minería de textos y las técnicas de visualización. También permite que un artículo sea traducido a otros lenguajes y al sistema braille. Otro beneficio es que se puede compilar libros de texto “a medida” para estudiantes, empaquetando artículos propios bajo la CC BY junto con otros artículos bajo la misma licencia.

Finalmente, la CC BY permite reutilizaciones futuras. Mientras que una cita de un sector de un trabajo puede encuadrarse dentro de una excepción del fair dealing, es posible que un tercero quiera utilizar esa misma cita de un modo no contemplado por la excepción. Si el material citado tuviera una licencia CC BY, no habría problemas.

CC BY también protege al autor

Una pregunta que aparece repetidamente acerca de la licencia CC BY es si adaptar o modificar un trabajo con este tipo de licencia puede afectar la reputación del autor original, quizás por alterar sus argumentos o dar ejemplos equivocados. Esto, aquí en el Reino Unido, podría ser una infracción a los llamados “derechos morales” del autor. De hecho, las licencias Creative Commons piden que las modificaciones del material que cubren no deberían “ser perjudiciales para el honor o la reputación del Autor Original”.

La CC BY no es esencial para el Acceso Abierto. Sin embargo, al hacer que un paper sea de Acceso Abierto sin una licencia CC BY, o con una licencia Creative Commons más restrictiva (como la CC BY-ND o la CC BY-NC), puede implicar que el lector tenga que conseguir permisos específicos para adaptar ese trabajo y/o usarlo con fines comerciales.

Las diferentes especificaciones de las licencias CC permiten que el autor sea tan restrictivo como quiera, pero obviamente el gobierno y RCUK quieren que las investigaciones financiadas con fondos públicos sean lo más irrestrictas posible.

La CC BY sólo da más libertades para algunas acciones.

Este post apareció originalmente en el blog de Open Acces Oxford y tiene una licencia de atribución Creative Commons 3.0. La traducción al castellano es de SEDICI. Para leer el original, haga click aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.