¿Por qué los científicos son reticentes a publicar en abierto?

Traducción libre del artículo: Why scientists are reluctant to publish in Open Access? del portal Open Science.

Como un modelo para la publicación de los resultados de investigación en forma de un libro o artículo por parte de los investigadores, el acceso abierto se ha vuelto cada vez más común y más ampliamente aceptado por la comunidad científica. Sin embargo, a pesar de sus muchas ventajas, algunos científicos están todavía muy reticentes a publicar en acceso abierto. ¿Cuáles son las principales razones de esta situación?

No es sencillo ser definitivo, ya que algunas de las razones obedecen a la preferencia personal. Pero también hay algunos factores comunes, así que vamos a tratar de nombrar por lo menos unos pocos.

Factor de impacto
El factor de impacto o su, para ser más precisos, es una de las principales razones para elegir el modelo de publicación establecida, tradicional por sobre el Acceso Abierto. El factor de impacto sigue siendo uno de los principales indicadores de la credibilidad científica de un artículo (y por lo tanto de su autor), a pesar de la fuerte convicción entre los académicos que de hecho no mide el valor de un trabajo científico, sino de la revista donde se ha realizado y en la que conviven artículos de diferente especie1. Sin embargo, todavía puede influir en la reputación de los investigadores y tener una influencia en su carrera2. Para las universidades e instituciones de investigación, el FI es uno de los criterios utilizados para evaluar el trabajo de los investigadores. Es por ello que la publicación en revistas con alto FI es casi una condición necesaria para los estudiosos que buscan avanzar. En esta situación, las revistas de acceso abierto se encuentran en una posición de desventaja. Como un modelo de publicación el OA sigue siendo “joven”, y sólo pocas revistas OA han ganado un IF hasta ahora. Dado que los beneficios del sistema actual de publicar en revistas con factores de impacto, para los científicos, la elección es sencilla: siempre que su universidad o institución de investigación espera que demuestren que un número suficiente de publicaciones en revistas con FI, OA seguirá siendo el “producto” de segunda opción. Injustamente es así, ya que cada vez más estudios muestran que las revistas de acceso abierto tienen un fuerte impacto, como bien lo mostró este artículo de Nature:

“Nuestras observaciones dan algunas lecciones útiles. Las revistas de acceso abierto pueden tener un impacto similar al de otras revistas, y los posibles autores no deben temer a la publicación en estas revistas por el mero hecho de su modelo de acceso”

Costos
El otro problema con OA es el costo para los autores de la publicación (Author Payment Cost/APC) por parte de los autores. El acceso abierto es gratuito. Pero sólo es gratuito para el usuario final, que tiene libre acceso a los resultados de la investigación científica. Sin embargo, el OA, en especial la ruta dorada (Gold OA), requiere el pago para cubrir los costos de publicación. En este modelo, los costos tienen que ser cubiertos por los autores al comenzar la “ruta de la publicación”. Por supuesto, esto no significa que los académicos tienen que pagar estos costos de su propio bolsillo. Con la creciente difusión del OA, las universidades e instituciones de investigación ofrecen fondos especiales para cubrir los APCs y se estimula a los académicos a aplicar. Sin embargo, el OA se encuentra todavía en el comienzo del camino a la plena adopción por parte de la comunidad científica, por lo que los recursos son muy limitados y no llegan a todos los autores. Muy a menudo, los autores ni siquiera saben que pueden solicitar estos fondos, como se ha demostrado en el informe de OAPEN-UK.

La calidad y la fiabilidad
Hay un gran número de editores de acceso abierto en el mercado y se añaden nuevos nombres cada año. Esta abundancia de elección plantea la cuestión de la calidad y la fiabilidad. Por ejemplo, hace algún tiempo en la publicación académica de Acceso Abierto, Dr. Jeffrey Beal publicó un mensaje sobre la mala conducta de los autores en la OA, afirmando que en su opinión “la publicación de acceso abierto permite, facilita y aumenta la velocidad y la frecuencia de las malas conductas de los autores”. Aunque es difícil estar de acuerdo con una generalización de tan largo alcance, los estudiosos pueden a veces encontrar problemas eligiendo un editor OA y juzgando la calidad de los servicios ofrecidos. En esta situación, parece mucho más seguro de elegir un título conocido y establecido.

Falta de remuneración
La falta de remuneración también puede ser una razón por la cual los científicos son reacios a publicar en acceso abierto, especialmente los que trabajan en los servicios de salud y sociales (Health and Social Services/HSS). En esta zona de saber, los resultados de la investigación se publican normalmente en forma de una monografía y con frecuencia los estudiosos esperan remuneración. En el OA, como regla general, no hay remuneración. Esto se deriva de la esencia misma de este modelo. Esta falta de compensación puede ser una desventaja para los autores. En una entrevista para Open Science, el profesor Oleg Tarnopolsky, quien había publicado su trabajo a través de Versita Open Access Books, cuando fue consultado sobre las desventajas del OA declaró: “El autor no recibe ninguna remuneración”.

Estos ejemplos no agotan la lista de razones por qué los científicos se resisten a publicar en acceso abierto. Sin embargo, se muestran las preocupaciones comunes. Para mejorar esta situación, se necesita una respuesta adecuada y clara, tanto de las editoriales OA que debe mostrar, de manera transparente y creíble, que la publicación en este modelo puede traer beneficios a los autores, así como de los propios científicos, que deberían revisar el método para medir la calidad científica del trabajo publicado.

1 Tanto las cursivas como las negritas y las notas al pie, no pertenecen al artículo original sino que han sido agregadas en función de aclarar conceptos o resaltar cuestiones o expresar opiniones.
2 Hoy día en nuestro país se está avanzando en el cambio de estas reglas de juego, a veces perversas.

3 comentarios

  1. Además de lo citado está el hecho de querer obedecer y estar bien con quien tiene el poder. A pesar de que los EUA obliga a que se publique de forma abierta, hay que tener recursos para pagar eso, por aqui son menos. Lo predominante en el medio son algunas asociaciones profesionales poderosas, que cobran mucho por permitir acceso abierto (AA). Pero no pagan a sus árbitros. Asociaciones exclusivamente de árbitros deberían crearse, porque publicar de forma abierta no es tan caro y podría cubrirse directamente con recursos públicos.

  2. El conocimiento científico es un bien público, el hecho de que existan científicos reticentes a realizar publicaciones en el sistema OA desdice mucho de su vocación investigativa y docente y habla más (según la justificación del artículo) de una iniciativa moneteria.

    Las revistas científicas OA tienen buenos procesos editoriales, la inclusión de un costo al inicio o al final del proceso de publicación no garantiza la calidad de la misma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.